Horacio Gelos Bonilla, su secuestro y desaparicion