Lindolfo SEÑORALE, su denuncia