Alba Rosa Blanco de Badano, su denuncia