SANJURJO CASAL Amelia, su desaparición