Horacio Ramos, su muerte