MORALES Iván, su muerte