ARIGÓN Eduardo, su desaparición