Fusileros Navales (FUSNA)

El Cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA) del Comando General de la Armada, se creó oficialmente por decreto Nª25.065 del Poder Ejecutivo en marzo de 1972.Se ubicaba en una edificación de tres pisos donde se encontraban galpones que habían anteriormente funcionado como depósitos.

A partir de entonces tuvo una doble función, como centro clandestino de detención y tortura para secuestrados de ambos sexos posiblemente hasta 1983 y como como cárcel de presos políticos hasta 1979. 

Como CCDyT se ha denunciado que cientos de personas fueron secuestradas allí por días, semanas incluso por meses, sin contacto exterior ni ningún tipo de procesamiento posterior.

En una denuncia colectiva presentada en el año 2018,  más de 40  ex presos políticos denunciaron y documentaron torturas y tratos degradantes en el FUSNA en el periodo que va de 1972 a 1985. En la investigación judicial se plantea la existencia de lo que se llamó “la computadora” organizada por el S2 del FUSNA para descifrar información para utilizar en los operativos del Plan Cóndor. Ese mecanismo se constituyó como réplica del que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) de Argentina. En el marco del Plan Cóndor las conexiones entre la inteligencia de la Armada uruguaya y la Armada argentina ha sido constatada en distintas causas judiciales nacionales e internacionales.

Luego del procesamiento por parte de la justicia militar los presos eran entonces "blanqueados", es decir que pasaban de su calidad de desaparecidos a procesados, permaneciendo allí y recibiendo visitas regulares. En el caso de los/as hijos/as las visitas eran quincenales con ingreso a un galpón al suroeste del puerto que estaba fuertemente custodiado por guardias armados.

Según el testimonio de Rey Piuma que desertó de la Armada, el funcionamiento represivo vinculaba la operativa en el Puerto de Montevideo de  la División de Inteligencia de Prefectura (DIPRE), además de los llamados S2 que eran los compartimentos de inteligencia, donde entre otros operó el represor Jorge Trocolli.  Había una estrecha colaboración entre los “S 2″ del Fusna, el Fusema (Fuerza de Seguridad del Mar) y la Dipre (División de Inteligencia de Prefectura).

Según el informe "Memoria anual 2016", de la Secretaría de Derechos Humanos para el pasado reciente, dependiente del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia creado por decreto presidencial (2015), en 2016 se accedió al archivo del FUSNA y se iniciaron tareas de "relevamiento e identificación de los grupos documentales".

Actualmente el FUSNA funciona en la localidad del Cerro de Montevido (establecimiento Punta Lobos) y en la edificación portuaria funcionan distintas áreas navales de la Armada.

 

Responsables
Período de funcionamiento
1972-1983
Dirección
Rambla 25 de Agosto s/n
Localidad
Montevideo
Departamento
País
Código
SMLG-UYMO-13

Hitos de memoria

Fecha Evento Imagen
Colocación de placa recordatoria

La placa de la Ley 18.596 que ya había sido robada y repuesta por el MEC en una ocasión, fue nuevamente quitada. En setiembre de 2019 aún permanecía sin reponer.

Fotografía: sitiosdememoria.uy (8/9/2019). Licencia CC BY SA 4.0

Recursos específicos

Título Año Imagen

Un marino acusa : (juicio y castigo a los culpables)


Testimonio documental y fotográfico de Daniel Rey Piuma, un marino que trabajó en Inteligencia de Prefectura y que desertó de la Armada Nacional para denunciar ante Naciones Unidas la práctica sistemática de la tortura en el cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA). Había ingresado a esa fuerza en 1977 y escapa del país en 1980. Publicado por Tupac Amaru Ediciones en 1988 y reeditado en 1994 a partir de un documento previo inédito titulado 'Juicio y castigo a los culpables'.

1994

Juicio y castigo a los culpables (material inédito)


Advertencia: el material fotográfico presentado aquí constituye pruebas documentales de los asesinatos políticos y torturas en el marco del Plan Cóndor, y el accionar de la Dirección de Inteligencia de Prefectura Naval de Uruguay.

Han sido obtenidos y preservados por Daniel Rey Piuma y utilizados como material acusatorio de delitos de lesa humanidad en causas nacionales e internacionales.

Los materiales pertenecen al archivo personal de Daniel Rey Piuma y fueron cedidos por su familia y por la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos para que estén disponibles sin restricciones.

El texto inédito fue la base del libro publicado por TAE con el nombre "Un marino acusa" en 1989 y reeditado en 1994, edición en la cual se excluyó las fotografías de los cuerpos hallados en las costas uruguayas y material de autopsia debido a su naturaleza.

1980